Todo parece bonito…

3 noviembre 2010 § Deja un comentario

Néstor y lo que se viene

https://i2.wp.com/www.pagina12.com.ar/fotos/20101031/notas/na04fo01.jpg

Por Mempo Giardinelli

Escribo esto en caliente, en la misma mañana de la muerte anunciada de Néstor Kirchner, y ojalá me equivoque. Pero siento dolor y miedo y necesito expresarlo.

https://joselascano.files.wordpress.com/2010/11/0362833b.jpg?w=300

Pienso que estos días van a ser feísimos, con un carnaval de hipocresía en el Congreso, ya van a ver. Los muertos políticos van a estar ahí con sus jetas impertérritas. Los resucitados de gobiernos anteriores. Los lameculos profesionales que ahora se dicen “disidentes”. Los frívolos y los garcas que a diario dibujan Rudy y Dani. Todos ellos y ellas. Caras de plástico, de hierro fundido, de caca endurecida. Aplaudidos secretamente por los que ya están emitiendo mailes de alegría feroz.
Los veremos en la tele, los veo ya en este mediodía soleado que aquí en el Chaco, al menos, resplandece como para una mejor causa.
Nunca fui kirchnerista. Nunca vi a Néstor en persona, jamás estuve en un mismo lugar con él. Ni siquiera lo voté en 2003. Y se lo dije la única vez que me llamó por teléfono para pedirme que aceptara ser embajador argentino en Cuba.
Siempre dije y escribí que no me gustaba su estilo medio cachafaz, esa informalidad provocadora que lo caracterizaba. Su manera tan peronista de hacer política juntando agua clara y aceite usado y viscoso.
Pero lo fui respetando a medida que, con un poder que no tenía, tomaba velozmente medidas que la Argentina necesitaba y casi todos veníamos pidiendo a gritos. Y que enumero ahora, porque en el futuro inmediato me parece que tendremos que subrayar estos recuentos para marcar diferencias. Fue él, o su gobierno, y ahora el de Cristina:
– El que cambió la política pública de derechos humanos en la Argentina. Nada menos. Ahora algunos dicen estar “hartos” del asunto, como otros criticaron siempre que era una política más declarativa que otra cosa. Pero Néstor lo hizo: lo empezó y fue consecuente. Y así se ganó el respeto de millones.
– El que cambió la Corte Suprema de Justicia, y no importa si después la Corte no ha sabido cambiar a la Justicia argentina.
– El que abrió los archivos de los servicios secretos y con ello reorientó el juicio por los atentados sufridos por la comunidad judía en los ’90.
– El que recuperó el control público del Correo, de Aguas, de Aerolíneas.
– El que impulsó y logró la nulidad de las leyes que impedían conocer la verdad y castigar a los culpables del genocidio.
– El que cambió nuestra política exterior terminando con las claudicantes relaciones carnales y otras payasadas.
– El que dispuso una consecuente y progresista política educativa como no tuvimos por décadas, y el que cambió la infame Ley Federal de Educación menemista por la actual, que es democrática e inclusiva.
– El que empezó a cambiar la política hacia los maestros y los jubilados, que por muchos años fueron los dos sectores salarialmente más atrasados del país.
– El que cambió radicalmente la política de defensa, de manera que ahora este país empieza a tener unas Fuerzas Armadas diferentes, democráticas y sometidas al poder político por primera vez en su historia.
– El que inició una gestión plural en la cultura, que ahora abarca todo el país y no sólo la ciudad de Buenos Aires.
– El que comenzó la primera reforma fiscal en décadas, a la que todavía le falta mucho pero hoy permite recaudaciones record.
– El que renegoció la deuda externa y terminó con la estúpida dictadura del FMI. Y por primera vez maneja el Banco Central con una política nacional y con record de divisas.
– El que liquidó el infame negocio de las AFJP y recuperó para el Estado la previsión social.
– El que con la nueva ley de medios empezó a limitar el poder absoluto de la dictadura periodística privada que todavía distorsiona la cabeza de millones de compatriotas.
– El que impulsó la ley de matrimonio igualitario y mantiene una política antidiscriminatoria como jamás tuvimos.
– El que gestionó un crecimiento económico de los más altos del mundo, con recuperación industrial evidente, estabilidad de casi una década y disminución del desempleo. Y va por más, porque se acerca la nueva legislación de entidades bancarias, que terminará un día de éstos con las herencias de Martínez de Hoz y de Cavallo.
Néstor lo hizo. Junto a Cristina, que lo sigue haciendo. Con innumerables errores, desde ya. Con metidas de pata, corruptelas y turbiedades varias y algunas muy irritantes, funcionarios impresentables, cierta belicosidad inútil y lo que se quiera reprocharles, todo eso que a muchos como yo nos dificulta declararnos kirchneristas, o nos lo impide.
Pero sólo los miserables olvidan que la corrupción en la Argentina es connatural desde que la reinventaron los mil veces malditos dictadores y el riojano ídem.
De manera que sin justificarle ni un centavo mal habido a nadie, en esta hora hay que recordarle a la nación toda que nadie, pero nadie, y ningún presidente desde por lo menos Juan Perón entre el ’46 y el ’55, produjo tantos y tan profundos cambios positivos en y para la vida nacional.
A ver si alguien puede decir lo contrario.
De manera que menudos méritos los de este flaco bizco, desfachatado, contradictorio y de caminar ladeado, como el de los pingüinos.
Sí, escribo esto adolorido y con miedo, en esta jodida mañana de sol, y desolado también, como millones de argentinos, un poco por este hombre que Estela de Carlotto acaba de definir como “indispensable” y otro poco por nosotros, por nuestro amado y pobrecito país.
Y redoblo mi ruego de que Cristina se cuide, y la cuidemos. Se nos viene encima un año tremendo, con las jaurías sedientas y capaces de cualquier cosa por recuperar el miserable poder que tuvieron y perdieron gracias a quienes ellos llamaron despreciativamente “Los K” y nosotros, los argentinos de a pie, los ciudadanos y ciudadanas que no comemos masitas envenenadas por la prensa y la tele del sistema mediático privado, probablemente y en adelante los recordaremos como “Néstor y Cristina, los que cambiaron la Argentina”.
Descanse en paz, Néstor Kirchner, con todos sus errores, defectos y miserias si las tuvo, pero sobre todo con sus enormes aciertos. Y aguante Cristina. Que no está sola.
Y los demás, nosotros, a apechugar. ¿O acaso hemos hecho otra cosa en nuestras vidas y en este país?

El rasgo evolutivo de la corrupción

1 octubre 2009 § 1 comentario

Buenos Aires. “¿Por dónde quiere ir?”, interrogó el energúmeno del taxista, como si un pasajero del interior supiera. Y al terminar el recorrido –el más largo, claro-, después de pedirle el comprobante, volvió a preguntar: “¿Por cuánto se lo hago, jefe?”. El taxista quería decir, en realidad, que le daba lo mismo escribir un monto mayor del que me estaba cobrando -25 pesos- para que yo me ganara la diferencia al rendir cuentas. No preguntó “¿quiere que se lo haga por un poco más?”.

El chofer dio por sentado que ese primer paso no hacía falta: seguramente todos le piden lo mismo, es natural que lo ofrezca y es lógico que el pasajero le diga cuánto. Entonces recordé que estaba en Buenos Aires. Allí se puede comprobar por qué Charles Darwin fue, además de naturalista, un agudísimo observador antropológico.

En su bitácora original del viaje en el Beagle (editada por la Universidad de Cambridge), le dedica largos párrafos a algo que despierta su curiosidad, en noviembre de 1832: “En la Sala de Buenos Aires no creo que haya seis hombres cuya honestidad y principios pudiesen ser de confiar. Todo funcionario público es sobornable; el jefe de correos vende moneda falsificada: el gobernador y el primer ministro saquean abiertamente las arcas públicas. No se puede esperar justicia si hay oro de por medio (…). Con esta extrema carencia de principios entre los dirigentes, y con el país plagado de funcionarios violentos y mal pagos, tienen, sin embargo, la esperanza de que el gobierno democrático perdure. En mi opinión, antes de muchos años temblarán bajo la mano férrea de algún dictador. Como deseo el bien del país, espero que ese período no tarde en llegar”.

Por si hacía falta, contaba que “la policía y la justicia son completamente ineficientes”. En defensa de los porteños, lo único que se puede poner en duda es que los habitantes de cualquier ciudad sean tan distintos a ellos.


Clases altas. En su viaje a caballo por la pampa, Darwin contrató a un grupo de gauchos –además de a su guía inglés, Mr. Harris. La convivencia con ellos le dejó impresiones que lo llevaron a diferenciarlos de los hombres de ciudad, en especial de los porteños. Si bien admitía que el gaucho era parco, peleador y que tomaba de más, lo consideraba un hombre noble: “Los gauchos u hombres de campo son muy superiores o los que residen en las ciudades. El gaucho es invariablemente muy servicial, cortés y hospitalario. No me he encontrado con un solo ejemplo de falta de cortesía u hospitalidad. Es modesto, se respeta y respeta al país”.

Por el contrario, afirma que “las clases más altas y educadas que viven en las ciudades cometen muchos otros crímenes pero carecen de las virtudes del carácter del gaucho. Se trata de personas sensuales y disolutas que (…) practican las corrupciones más groseras; su falta de principios es completa. Teniendo la oportunidad, no defraudar a un amigo es considerado un acto de debilidad. El concepto de honor no se comprende”.

Acerca del carácter general de los argentinos y su apego al trabajo, Darwin concluía que “el número de caballos y la abundancia de comida son la destrucción de toda industriosidad. Además, hay tantos feriados y nada puede empezarse si la Luna no está en creciente; por ambas causas se pierde la mitad del mes”. En relación a esto y a la corrupción, cualquier parecido con la realidad debe ser considerado discurso monopólico de los grupos que sólo desean el mal de nuestro gobierno.

Edgardo Litvinoff – Publicado el 9/29/2009 11:52:00 PM

Fuente: aqui

Para los argentos al volante

24 mayo 2009 § Deja un comentario

El año pasado hice este post Un Argentino al volante…como para que se tomara un poco de conciencia al respecto, ahora otro post diferente pero que trata sobre lo mismo, es como para ilusionarse con esto y algo mejor, la verdad no se que tan confiables son las fuentes pero creo que vale la pena al menos verlas.

Estas son las son las dos paginas de los proyectos, ustedes entran si quieren (los links son los titulos) y firman…

Autopistas Inteligentes


Un Tren para Todos

« Leer el resto de esta entrada »

Pertenezco a un país…

10 mayo 2009 § Deja un comentario

Un argentino al volante

1 noviembre 2008 § Deja un comentario

Aca encontre varias fotos-denuncias hechas por civiles que muestran el porque de tantas muertes diarias en las rutas argentinas, nadie esta exento y el que este libre de pecado que tire la primera piedra.

Lo hago para que se tome conciancia de verdad que somos todos victimas al fin y al cabo.

Me tente y puse “lo mejor” o mas triste primero que es este video, sin palabras, despues fotos…

« Leer el resto de esta entrada »

Argentina en Beijing 2008

26 agosto 2008 § 15 comentarios

Que tal? aca dejo el desempeño realizado por los atletas argentinos en lo que fueron las Olimpiadas de Beijing 2008, creo que no hay nada mas que exigirles a ellos sino aplaudirlos por todo el sacrificio que hacen sin estar en un pais con una politica deportiva decente. Y bueno las olimpiadas lamentablemente terminaron, durante 16 dias me acoste y me levante con bonadeo jaja un genio el “flaco”, pero bueno valio la pena, muchos records baridos, impresionante ceremonia de paertura y clausura, se vinieron con todo los chinos, deportivamente tambien .. .

agradecimiento a ahibalavalatajala .. .

exitos!

https://i1.wp.com/www.gosugamers.net/warcraft/images/news/332px-Beijing_2008.svg.png

« Leer el resto de esta entrada »

Jour de l’Indépendance

9 julio 2008 § Deja un comentario

En conmemoracion del dia de la independencia estaba por poner otra cosa mas relacioanada a que habia sucedido, pero como que la historia ya la conocemos todos (espero), cuestinon que decidi poner esto que capas tooodos no lo sabian.

¡VIva la patria!

https://i2.wp.com/www.ppci.com.ar/images/Image/Bandera%20Argentina.jpg

El nombre “Argentina” proviene del latín “argentum” (plata) y está asociado a la leyenda de la Sierra del Plata, común entre los primeros conquistadores europeos de la región, tanto españoles como portugueses. Fueron estos últimos quienes denominaron Rio da Prata (Río de la Plata) al gran estuario descubierto por la expedición portuguesa de 1502 en la que participaba Américo Vespucio y al que luego llegó Juan Díaz de Solís en 1516, llamándolo Mar Dulce. El término Argentina aparece por primera vez en un mapa veneciano de 1536.

« Leer el resto de esta entrada »

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con argentina en José Lascano.