No nos pongan un techo para soñar, construyámoslo juntos

23 mayo 2011 § Deja un comentario

El día que dejamos el campamento para conformar nuestro nuevo barrio, aprendimos que no sólo la casa valía pena… Ese día comenzamos a soñar, no con una casa, sino con una calidad de vida mejor, con oportunidades para nuestros hijos… con un Chile posible. Por primera vez en nuestras vidas celebrábamos algo propio. Y no me refiero a la “casa propia”, sino al logro de la casa propia, pero con dignidad. Ese día fue el resultado del esfuerzo de años, y lo más importante, de nuestra participación real en cada decisión que nos afectaba directamente. Por muchos años tanto el Estado como las organizaciones Sociales creían que regalándonos todo seríamos felices y superaríamos definitivamente la pobreza. Y sí, quizás nos hicieron felices las subvenciones y la caridad por un momento, pero después sólo nos causaba vacío. En nuestro proceso del campamento al barrio, por primera vez nos preguntaban qué queríamos de nuestras vidas, y comenzamos de a poco, a decidir por nosotros mismos. Aunque la libertad de elegir, parezca un derecho inherente al ser humano, no teníamos esa opción. Cuando llegaron los voluntarios de Un Techo para Chile, les dimos a conocer que la superación de la pobreza sería posible, sólo si nosotros la protagonizábamos. No sabíamos bien cómo, pero sí teníamos la intención de lograrlo y ellos creyeron en nosotros. Participamos desde el más mínimo detalle de la construcción de nuestras viviendas de emergencia, y eso hizo la diferencia. No fue fácil. En mi país, que no es muy distinto al resto de Latinoamérica, no se acostumbraba a que las familias más pobres decidiéramos cómo y dónde vivir. Y este pequeño, pero significativo paso hizo posible la creación de una corporación a nivel nacional de líderes de asentamientos, una nueva política publica de vivienda más inclusiva, y lo más importante comenzábamos a sentirnos personas y no los pobres excluidos. No nos pongan un techo para soñar, pero sí construyámoslo juntos. Sólo de esta forma Latinoamérica será posible.

Cecilia Castro, presidenta de la Corporación de Dirigentes También Somos Chilenos

Anuncios

Cambiando Paradigmas Educacionales

19 mayo 2011 § 1 comentario

Latinoamérica

18 mayo 2011 § Deja un comentario

Soy,
soy lo que dejaron,
Soy las sobras de lo que te robaron,

Un pueblo escondido en la cima, Mi piel es de cuero por eso aguanta cualquier clima,
Soy una fábrica de humo,
Mano de obra campesina para tu consumo,
En el medio del verano,
El amor en los tiempos del cólera,
Mi hermano!

Soy el que nace y el día que muere,
Con los mejores atardeceres,
Soy el desarrollo en carne viva,
Un discurso sin saliva,
Las caras más bonitas que he conocido,
Soy la fotografía de un desaparecido,
La sangre dentro de tus venas,
Soy un pedazo de tierra que vale la pena,
Una canasta con frijoles.
Soy Maradona contra Inglaterra Anotándole dos goles.
Soy lo que sostiene mi bandera,
la espina dorsal de mi planeta, en mi cordillera.
Soy lo que me enseño mi padre, el que no quiere a su patria no quiere a su madre.
Soy América Latina un pueblo sin piernas pero que camina.

Tú no puedes comprar al viento,
Tú no puedes comprar al sol
Tú no puedes comprar la lluvia,
Tú no puedes comprar al calor.
Tú no puedes comprar las nubes,
Tú no puedes comprar mi alegría,
Tú no puedes comprar mis dolores.

Tengo los lagos, tengo los ríos,
Tengo mis dientes pa cuando me sonrío,
La nieve que maquilla mis montañas,
Tengo el sol que me seca y la lluvia que me baña,
Un desierto embriagado con pellotes,
Un trago de pulque para cantar con los coyotes,
Todo lo que necesito!

Tengo a mis pulmones respirando azul clarito,
La altura que sofoca,
Soy las muelas de mi boca mascando coca,
El otoño con sus hojas desmayadas,
Los versos escritos bajo las noches estrelladas,
Una viña repleta de uvas,
Un cañaveral bajo el sol en cuba,
Soy el mar Caribe que vigila las casitas,
Haciendo rituales de agua bendita,
El viento que peina mi cabello,
Soy todos los santos que cuelgan de mi cuello,
El jugo de mi lucha no es artificial porque el abono de mi tierra es natural.

Vamos caminando, vamos dibujando el camino!

Trabajo bruto pero con orgullo,
Aquí se comparte lo mío es tuyo,
Este pueblo no se ahoga con marullos,
Y si se derrumba yo lo reconstruyo,
Tampoco pestañeo cuando te miro,
Para que te recuerdes de mi apellido,
La operación cóndor invadiendo mi nido, Perdono pero nunca olvido, oye!

Vamos caminado,
aquí se respira lucha.
Vamos caminando,
yo canto porque se escucha.
Vamos caminando,
aquí estamos de pie.

Que viva Latinoamérica.

No puedes comprar mi vida!

Calle 13

Aurora Boreal

4 mayo 2011 § Deja un comentario

Increíble…

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para mayo, 2011 en José Lascano.