The Wall

13 junio 2008 § Deja un comentario


The Wall La Pelicula


Para llegar a mi interpretación de la película voy a ir enumerando algunas cuestiones que me parecen fundamentales para poder llegar a una cierta conclusión:

Al ir analizando la estructura de “The Wall” descubrí que tiene puntos en común con la figura de la clásica tragedia griega.

Qué es la Tragedia?

La tragedia, es una forma dramática cuyos personajes protagonistas se ven enfrentados de manera misteriosa, inexpugnable e inevitable contra el universo o los dioses, moviéndose siempre hacia un desenlace fatal por una fuerza ciega, la fatalidad. Las tragedias han de acabar forzosamente en muerte o en locura del personaje principal, que es sacrificado así a esa fuerza que se le impone y contra la que se rebela con orgullo insolente.

La noción de “tragedia” suele también vincularse con la de “fatalidad. Por fatalidad se entiende un suceso inevitable, generalmente infeliz, relacionado con el el hado inevitable. Fatalidad es sinónimo de desdicha, desgracia, desventura, adversidad, infortunio.

Se puede pensar que “The Wall” es una tragedia ?

La película empieza con una canción que suena muy levemente en el fondo y en la primer escena.
Es una canción de Vera Lynn llamada “The Little Boy That Santa Claus Forgot.” Suena mientras vemos al protagonista (Pink) sentado en una habitación de hotel mirando televisión. La letra es la siguiente:

“Christmas comes but once a year for every girl and boy The laughter and the joy They find in each new toy. I tell you of the little boy who lives across the way This fella’s Christmas is just another day…”

“He’s the little boy that Santa Claus forgot
And goodness knows, he didn’t want a lot.
He sent a note to Santa, what he wanted was a drum
This broken little heart when he woke and he hadn’t come
In the streets, yes he…”

(la letra, en resumen, dice algo así como que “La navidad llega todos los años para todos los chicos..excepto para uno. Es el chico que Papá Noel olvidó. Había pedido un tambor para Navidad pero Papá Noel no se lo trajo, se olvidó de él..”

En el análisis de una de la páginas alusivas que encontré el autor menciona: “En éste punto, la aspiradora tapa la música otra vez. Ambos Pink y el niño en la canción de Vera han sido alimentados con mentiras, así que Pink choca contra la realidad cuando ve que este ideal que le enseñaron es falso”.

A continuación, y durante el análisis de las canciones y las escenas siguientes, la idea de que Pink tendrá no sólo un final sino una vida desgraciada y triste se vuelve a repetir una y otra vez.

Ej: En la canción “In the flesh?”: “(…) el mensaje puede ser de la vida propia, preguntándole si esta listo para nacer y hacer frente a ella misma sugiriéndolo mediante la palabra “show” (so ya thought ya, might like to go to the show), con un aire sarcástico y burlón, le pronostica una vida llena de máscaras y disfraces, a través de los que se deberá abrir paso violentamente (You’ll just have to claw your way through this disguise). El muro aún no aparece, pero se sugiere una existencia llena de decepciones y miradas desdeñosas.(…) Esta interpretación de la vida como una película o concierto me recuerda a “Macbeth” de Shakespeare, en la cual Macbeth compara a la vida con un actor en una obra”.

Luego se suceden una serie de conclusiones en la misma dirección: “Las decepciones empiezan incluso antes de su nacimiento, ya que al principio de la próxima canción se escucha el llanto de un bebé, Pink ha nacido.(…) Un infante bueno, pero que, nacido en un mundo corrupto, eventualmente sucumbirá ante las perversiones. (…) La segunda parte (en “The Thin Ice”, cantada por Waters, interpretando a la vida, con el mismo aire satírico de In The Flesh?, le menciona de las adversidades que encontrará en su camino, las cuales son universales en la vida moderna, y que en el momento que menos lo espere, caerá ante estas desgracias”.

“Y lo que en su momento parecía un océano cálido, indicando una vida llena de dichas, es decir, amor, felicidad, éxito; que en su momento parecería viable, durante el arrullo de su madre , no es mas que una ilusión, puesto que en verdad es un mar congelado, es decir, una vida llena de indiferencia, trastornos y frustraciones”.


En “Another brick in the wall parte 1″ la frase “después de todo” (All in all) nos indica como, en un estado de resignación, Pink reconoce la creación del muro y pone el primer tabique (la muerte de su padre), a partir de este momento, cada instante nefasto e infame de su vida se convertirá en otro tabique en el muro (Another Brick In The Wall), de ahí que la trilogía ABITW este dispersa a lo largo del primer álbum.(…) La infancia miserable en este período, entonces, se convierte en un círculo vicioso de venganza y represión”.

“La intención original de Pink fue crear una barrera para evitar salir lastimado de ciertas situaciones, su madre le proporciona tabiques para construirla, pero eventualmente le dará demasiados, lo que hará que el muro crezca en proporciones gigantescas, es decir, al percatarse que su muro es enorme, Pink le pregunta a su mamá si debiera ser tan alto; ahora no solo lo protege sino que el mismo muro es un miedo, sus dimensiones lo hacen imponente y aunque no esta terminado, empieza a parecer infranqueable y sin signos de detener su construcción”.

Hasta aquí el primer ladrillo….el comienzo del fin, el momento en el que Pink empieza a construir la pared. Una historia signada por el destino.

Un destino que también está muy presente en toda la narración de la historia dado que lo inevitable es el sustento primordial del Destino.

El Destino en la narración adquiere características de un hecho que indefectiblemente se realizará y que sólo es pospuesto para que se cumplan los estadios intermedios (causas y efectos), que lo componen. La inevitabilidad se encuentra no sólo en el hecho final, sino también en los estadios intermedios. En algunas historias la acción se centra en el intento de los protagonistas por modificar algunos de los estadios intermedios para, con ello, alterar el futuro; es decir, el Destino previamente vaticinado.

La noción del destino en “The Wall” es similar a la de algunos cuentos cuentos de Jorge Luis Borges. En Borges, la inevitabilidad es el hilo conductor. La tragedia en plenitud. Los personajes borgianos no sólo lo saben, sino que hacen de ella su razón epifánica de existir. Este cumplimiento puntual de todos las causas y los efectos, es lo que da vida a la Tragedia. De tal suerte, el Destino no es sólo el hecho final, sino los hechos intermedios que deben pasarse para llegar al fin.

En esta historia Pink no parece querer alternar los hechos que se le han predestinado, se ha resignado a la inevitable construcción de la Pared, la narración del pasado o del futuro se repite complusivamente y se proyecta al presente del drama. Como consecuencia, pierde la capacidad de relacionarse con los otros y de actuar creativamente. Esta pérdida de la capacidad para la acción, y la subsiguiente falta de un agente al que hacer responsable de sus actos, lleva a los personajes a atribuir al destino el control total sobre sus vidas.


Para terminar, por ahora, quiero reproducir una conclusión sobre este tema que nos puede llevar a pensar cuántas veces nosotros mismos vamos armando una pared, cuando nos sentimos impotentes, incapaces, o simplemente tristes. Cuando no nos hacemos responsables de las cosas que nos suceden:

Sin duda en algún punto la idea de predestinación es reconfortante. El concepto de “destino” calma lo insoportable de pensar que no hay nada escrito, que todo es azaroso. Y, por otro lado, al culpar al destino no asumimos la responsabilidad de lo que ocurrió, de lo que hicimos.

Entonces, ante un fracaso amoroso o un accidente que causamos o que hubiésemos podido evitar, enseguida pensamos que “tenía que pasar”, que, después de todo, no era nuestra culpa.

Una cosa es decir que hay destino y otra muy distinta es entender que nosotros mismos armamos nuestro destino , incluso, involuntariamente. Como en el caso de alguien que no resolvió su complejo de Edipo y arrastra a su vida adulta y otros órdenes esa exclusión original que tenemos los hijos en la relación entre nuestros padres. Entonces lo más probable es que esta persona se tope con vínculos laborales, sociales y afectivos en los que también se sienta excluido y se considere víctima de algo que, en realidad, no le imponen el destino ni nadie sino sí mismo.

Anuncios

Etiquetado:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo The Wall en José Lascano.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: